Ciudad del Cabo, Sudáfrica

Ha pasado ya más de un mes que hemos vuelto de nuestro viaje, haber dado la vuelta al mundo literalmente, ya que salimos de Santiago de Chile hacia Nueva Zelanda, pasamos el pacifico sur, desde Australia volamos a Sudáfrica y desde allí volvimos a Chile, y gracias al mismo viaje logramos poner un pie en los 7 continentes: America del Norte y Sur, Europa, Asia, Africa, Oceanía y nuestra amada Antártica (hay gente que dice que son 5, otros que son 6… en fin, hemos puesto un pie en cada continente 🙂

Después de un largo viaje desde Singapur, logramos llegar a Ciudad del Cabo por la mañana, nuestro plan era quedarnos casi un mes, porque íbamos a hacer un Workaway en un hostal, pero los planes no resultaron precisamente como queríamos por lo que terminamos quedándonos solo diez días en Sudáfrica y decidimos solo disfrutar y ser turistas.

Reservamos en un Airbnb que era muy cómodo y barato por los primeros 3 días, y luego nos cambiamos a otro que era aun mejor! La gracia de aprovechar los meses de invierno para estos destinos es que todos los precios cuentan como temporada baja, no mueres de calor y el frío tampoco es extremo en este sector de Sudáfrica. El único problema grave con el que nos encontramos es que Ciudad del Cabo esta pasando por la peor sequía de toda la historia, debíamos ser muy conscientes con el agua obviamente, solo estaba permitido usar 50 lts diarios máximo por casa, había riesgo de cortes y se veía como los embalses se estaban secando día a día.

IMG_2364
Vista del Waterfront en Ciudad del Cabo

Nuestro primer día fue de flojera, adaptarnos al nuevo horario y frío, ya que veníamos del caluroso Darwin y bueno los días en Singapur fueron aún más húmedos y calurosos!, llegar a los 8 grados de Ciudad del Cabo fue bastante shockeante. Fuimos a un supermercado y cocinamos lo que nos gusta y lo que mas extrañábamos. Esto es lo mejor de los airbnbs después de un viaje largo y ademas anhelábamos con todo nuestro ser dormir en una cama normal. El supermercado era muy barato para algunas cosas, el clima al ser muy similar a Chile permitía que las verduras fuesen baratas y de la misma calidad, todo lo que extrañamos, igual no era caro comer afuera, pero dependía mucho de donde y que comieras. Al día después no paramos más de pasear, hicimos casi todos los imperdibles de ciudad del Cabo, paseamos por el Waterfront, que es donde esta toda la vida de la ciudad, muchos mercados y restaurantes, también visitamos por la tarde Table Mountain, que es una de las 7 nuevas maravillas del mundo. Un lugar increíble que debes visitar si o si, miras hacia arriba y si ves que esta despejado debes partir de inmediato. Había dos formas de subir, una era a pie y la otra en un teleférico. Como no andábamos preparados para trekking ni nada, tomamos teleférico y luego bajamos en el ultimo que era a las 6pm, Tratamos de hacer los senderos mas alejados, tuvimos una vista privilegiada desde arriba, la ciudad, el océano los inmensos acantilados que bajan hasta el mar, definitivamente es toda una maravilla. Una montaña de las mas antiguas de nuestro planeta. Luego en los siguientes días tomamos un bus, el Hopp on Hopp off para conocer sitios mas alejados de la ciudad, los que ya no puedes llegar caminando… La arquitectura es muy variada, mayoritariamente europea, Ciudad del Cabo no es precisamente lo que quieres ver de Africa, la tendencia holandesa es muy marcada y así su historia con el Apartheid. Los lugares separados en esa época hoy en día son sitios para visitar, Las casas coloridas de la Nación Arcoíris tienen un pasado oscuro que debemos recordar y visitar con mucho respeto.

En uno de los días en la ciudad, quisimos probar lo que las personas de Ciudad del Cabo comen, comida callejera o lo mas recomendado. Nos encontramos con 2 platos muy típicos y que solo se encontraran en Ciudad del Cabo uno es el Bunny Chow, que no tiene nada que ver con conejos (para nuestra suerte), descubrimos que el mejor se encontraba en el mercado de comida del Waterfront en un pequeño local llamado Sundoo. Consistía en medio pan de molde o entero (el completo, no cortado en rodajas) ahuecado, casi sin miga y relleno, rebosante de algún tipo de curry!, de solo recordarlo se me hace agua la boca, el curry podía ser como quisieras, de pollo, vegetariano, cordero, hasta de gacela!. El precio era muy barato y fácilmente comían 2 (costaba como $2500clp). Este plato es una fusión de la India con Sudáfrica, es más originario de Durban, donde se asentaron muchos inmigrantes del sur de India. El segundo plato que encontramos fue el Gatsby, que es puro de Ciudad del Cabo, fue creado en uno de los barrios mas populares, la historia es que un dia, llegaron justo antes de cerrar un local un grupo de hombres que venían de trabajar y pidieron un sandwich, el dueño no tenia muchas cosas para prepararlo, solo un pan gigante y un montón de carne y vegetales y fue esto lo que sirvió y desde ese momento nacio el Gatsby que hoy en día se vende en todos los restaurantes muy locales de Ciudad del Cabo. Nos recomendaron el mejor Gatsby (pero no del local original porque podía ser peligroso ir hasta allí) en Mariam’s Kitchen, en pleno centro de la ciudad. El sandwich que nos trajeron valía unos 4000 clp, y literalmente era más grande que mi cara!!! de eso comían 2 o hasta 3, era enorme, traía carne, que podía ser cocinada de diferentes formas, también con mucha influencia de la India, tenia papas fritas (Hell yeah) un huevo frito, unas poquitas hojas de lechuga, en verdad casi nada, y queso derretido, era una bomba nuclear, no apto para la dieta o gente con problemas de colesterol… nos demoramos como una hora en comerlo y no pudimos comer nada más hasta el día siguiente! totalmente recomendable. No se olvide: Bunny Chow y Gatsby.

 

Luego, pasamos 2 días increíbles en una reserva privada que se encontraba a unas 4 horas de Ciudad del Cabo. Era un lugar donde podríamos ver los 5 más grandes del mundo: León, leopardo, rinocerontes, elefantes y búfalos. A esto se le agregaban jirafas, hipopótamos, cebras, avestruces y gacelas. La reserva que visitamos se llamaba Aquila Private Game Reserve, y tenia animales rescatados de las cacerías ilegales. Consistía en un espacio abierto de 10000 hectáreas, tenia a los carnívoros separados de los hervideros, también contaba con varios tipos de alojamiento como lujosas cabañas, yurts, o la hospedería que era lo más barato donde nos hospedamos 1 noche. La habitación era bastante cómoda, tenia baño privado y era como un hotel. Tenia desayuno, almuerzo y cena incluidos con muchísima variedad de comida y además Buffet. Había un bar donde ofrecían licor de amarula y otras cosas y también había un spa, Había una piscina enorme para los que iban en verano. El programa incluía el alojamiento, coctel de bienvenida, todas las comidas y dos safaris: uno al llegar y otro al amanecer antes del desayuno. También había safaris privados en cuatrimotos (este tour que incluía los traslados desde ciudad del cabo hacia la reserva y regreso, nos salió unos 180.000 clp cada uno).

El primer safari estuvo increíble! primero porque era mi primera vez viendo animales así libres! sabia que probablemente al ser rescatados de otros lados no estaban en su hábitat natural, pero si libres que era lo mas hermoso. Los enormes elefantes llamaron toda mi atención, las cebras y luego mi sueño de ver jirafas corriendo tan majestuosas por la sabana (o algo parecido) y libres me lleno el alma. Ibamos en camiones para safari abiertos, no podíamos bajarnos y debíamos seguir un estricto reglamento por nuestra seguridad y la de los animales. Después de ver todos estas bellezas, ingresamos al sector donde habitaban los leones, para nuestra sorpresa era la hora de comer y habían cazado recientemente una gacela (o quizás solo la habían puesto ahí muerta, no quise preguntar para no matar la ilusión y era lo mas probable) fue otro sueño cumplido! ver los maravillosos leones de Africa ¡que majestuosos felinos!. Lamentablemente los leopardos no se mostraron para nosotros… así que seguimos nuestro recorrido hasta que encontramos a los rinocerontes blancos, que eran enormes y muy territoriales, debíamos ser muy silenciosos y a penas movernos. Este safari duro al rededor de 3 horas, luego volvimos a la hostería, cenamos y dormimos temprano ya que el siguiente safari seria a las 7am, al amanecer. Al día siguiente, nos dieron un snack antes de subir a los camiones y partimos, este safari duraría 2 horas y trataríamos de ver a los famosos leopardos. Fue uno de los amaneceres mas bellos que he visto, hacia muchísimo frío (como -1) y el pasto estaba escarchado. Comenzamos a andar cuando de pronto sale un hipopótamo bebe desde un embalse, fue hermosísimo verlos dormir y se escuchaba como el resto de la manda roncaba!, se veían sus ojos fuera del agua y sin duda fue muy mágico. Luego llego el turno de las cebras, que estaban alimentándose todas juntas un poco torpes por el frío, seguimos el recorrido y nos encontramos con la manada completa de rinocerontes blancos, habia también un bebe rino amamantando, cuando de foto en foto vino otro rinoceronte y comenzó a ponerse agresivo, estaba a punto de correr hacia nosotros y tuvimos que salir rápido de ahí !!, volvimos al sector de leones y leopardos, vimos. muchos mas leones a esta hora de la mañana pero nada de los leopardos, lo vimos como una señal para volver, pero a una reserva de verdad donde los animales si están en su hábitat natural. Sin duda fue una experiencia muy mágica y enriquecedora. Después de esto volvimos para desayunar con nuestros nuevos amigos, una pareja de las Islas Mauricio que conocimos ahí.

En nuestro trayecto de vuelta a Ciudad del Cabo, íbamos 8 personas en la van, unas mexicanas que no paraban de hablar de farándula y lujos, unos amigos chinos y otras parejas de diferentes lugares. Nos toco sentarnos atrás de las mexicanas (que ya las habíamos evitado durante la estadía en la reserva), que parecía la madre con la hija, de ida también era el mismo grupo. Cansados un poco y con ganas de dormir, esas personas hablaban a toda boca sus intimidades, farándula y más lujos… cuando una de ellas nos empieza a meter conversa… claramente no teníamos ninguna gana de hablar, Ignacio respondió con monosílabos… luego note que estábamos siendo pesados y nos pusimos a hablar, nos contó que estaba trabajando en Ciudad del Cabo, grabando una película (no preguntamos nada, asumimos que podía ser maquilladora o algo así.. no actriz), la otra mujer si era su mamá y luego nos dijo que la película que grababa era Bloodshot… de superhéroes que se yo. Luego nos pregunto que hacíamos y así, le contamos todo nuestro viaje a vela y ya hablamos como por 3 horas del viaje. Cuando volvimos a la casa, busqué la película y su elenco… la persona que estuvo con nosotros en la reserva era Eiza Gonzalez jajajaj, la ninguneamos y no le prestamos atención. Me sentí terrible después, que pasa si nos hablaba porque quería sentirse normal de hablar con personas que no tenían idea de su existencia? quizás solo quería ser normal y tener amigos normales… en fin, ahora sabemos que la mamá también es muy famosa y salía en muchas teleseries y por eso su cara se me hacía familiar…

Nuestro penúltimo día en Ciudad del Cabo salimos a pasear con nuestros nuevos amigos que habían arrendado un auto, salimos temprano hacia la reserva de pingüinos africanos, luego Cabo de Buena Esperanza, Cape Point y de vuelta pasaríamos a Muizenberg Beach. La playa de los pingüinos era paradisiaca, y ademas se podía nadar ahí con ellos. Lamentablemente no íbamos preparados y aun así el agua estaba muy fría por ser invierno, también quedara para una próxima ovación. Los pingüinos africanos son muy similares a los magallánicos y a los de Humboldt. Seguimos hacia el sur hasta llegar al punto mas austral del continente africano, subimos a la montaña a apreciar mejor la vista, pasamos un buen rato ahí arriba y luego nos dirigimos hasta Cabo de Buena Esperanza que es en la misma reserva. Pasamos a almorzar al restaurant que se encuentra en el mirador, para nuestra sorpresa era muy Gourmet, la mejor vista del lugar y ademas era barato, muy recomendable también, tenia menos de 2 y 3 platos que estaban excelentes. Fuimos a descansar a los miradores cuando avistamos muy cerca con la cámara ballenas, habían ballenas saltando y mostrándose y las podíamos ver desde allí!! fue maravilloso, sobretodo para nuestros nuevos amigos que fue lo que los motivo a viajar hasta allí!, ellos habían ido incluso a un tour para ver ballenas y no habían visto ninguna! fue muy emocionante. Ya entrando la tarde partimos de vuelta, el clima se veía amenazador, parecía que por fin iba a llover en Ciudad del Cabo, decidimos pasar rápidamente al paraíso de los surfistas, Muizenberg Beach, es un lugar que sin duda volvería para ver con mas calma, lleno de colores y mucha onda!

 

 

img-20180819-wa0015-315951374.jpgimg-20180819-wa0013-1072402285.jpg

Sudáfrica fue un lugar sin dudas maravilloso, pero solo haber visitado Ciudad del Cabo y alrededores no cumplió con todas mis expectativas, es un país que sin duda hay que volver con mas tiempo e internarse e impregnarse de cultura. Africa entera tiene mucho más que ofrecer y Ciudad del Cabo es solo una pincelada muy surrealista aunque es un lugar excelente para vivir y descansar.

img-20180819-wa00311377206019.jpg
Celebrando nuestra ultima noche por haber puesto un pie en cada continente