Hola Natales

Al finalizar la temporada en las montañas en el 2012, la cual fue de una forma bastante abrupta por el derretimiento de la nieve, me vi nuevamente en la situación de no saber que hacer, no, al menos ya sabia que quería seguir en algo relacionado al turismo… pero aun así  sin nada en mis manos jajaja así que rápidamente me puse a buscar algo para trabajar,  me daba lo mismo el lugar, pero que fuera dentro de Chile.Hace un tiempo atrás  cuando mi hermana volvió del viaje también  se había ido a vivir a Puerto Natales, una de las ciudades mas australes del mundo, donde me toco la coincidencia de encontrar trabajo, sin dudarlo, y aprovechando la cantidad de kms acumulados me vine, y acá estoy, en Patagonia, trabajo como recepcionista en un hostal para mochileros, lo paso increíble , llega gente de todo el mundo, el hostal es super recomendable en relación calidad-precio, si yo estuviera mochileando también me quedaría aquí, porque es como llegar a la casa de tus amigos al fin del mundo ajaj

Por este mismo motivo, Natales lo puedes describir como una torre de Babel, donde cientos de idiomas son hablados, donde muchas culturas conviven sin ningún problema, se escucha, natalino, español, ingles, alemán francés  italiano, portugués incluso hindi, coreano, pero lo mas, quizás por la época  sea hebreo, una cantidad impresionante de israelitas invade la localidad cada año…

En este lugar te das cuenta de que la mitad de Chile realmente esta en Puerto Montt, las tres largas horas en avión hasta Punta Arenas, mas las 3 horas en bus hasta Natales se hacen eternas y verdaderamente te hacen pensar que estas lejisimo!!!, el paisaje es increíble  el cielo demuestra su inmensidad, la tierra verde y con poca vegetación  mas bien estepario  debido al frío y el viento hace ver la redondez del planeta, las rachas de hasta 120kms/h. te hacen recordar que estas al sur del mundo, los chubascos de agua nieve a diario, como dicen los Magallanicos “acá en Magallanes se pueden ver las 4 estaciones del año en un solo día  es lo que encanta de la región, sin ni siquiera considerar los lagos y glaciares que describiré mas adelante.

Puerto Natales es una pequeña ciudad, de no mas de 25.000 habitantes, lo bordea un fiordo que al fondo se puede  ver el Paine Grande, esta en medio de la pampa, hay una sierra, Sierra Dorotea, que lo protege de las grandes rachas de viento, aunque igual no se puede evitar del todo.

En la costanera puedes ver las montañas, nubes y un cielo increíble  realmente es un lugar encantador para dar un paseo matutino, el atardecer o en realidad a cualquier hora.En el centro de la ciudad hay una pequeña plaza, que reúne variedad de arboles nativos, a su alrededor los mejore lugares para comer y beber como reina jaja, cervecerías artesanales, pizzas a la piedra y asadores patagonicos, todas las delicias de la región en un mismo lugar.

En Natales también hay centros artesanales donde la gente local vende sus artesanías hechos con materiales tradicionales de la zona, como diferentes artículos hechos de lana de oveja, esquilada e hilada por ellos mismos, mascaras Aokis, artesanía Yagan y artesanías de otros pueblos originarios realizados a mano. Culturalmente hablando, Natales tiene mucho que entregar, esconde un pasado histórico rico en culturas aborígenes con una pincelada de colonización no muy clara de que país  criollos, españoles, alemanes y/o ingleses, esta mezcla de culturas da origen a los Gauchos, clásico personaje de la Patagonia, el típico hombre en boina y polainas de cuero, domador de caballos salvajes que recorre la estepa arriando el ganado y las ovejas, acostumbrado al clima frío, que en cuanto esta con los amigos los llama de “este” y hacen el típico asado de cordero magallanico al palo, un plato típico de la región  beben mate y le “mandan” Fernet como bajativo, para luego continuar con la centolla del fiordo y una buena cerveza Baguales.

El efecto patagonico ha comenzado a afectar mi cuerpo, ya con unos kilos de mas me doy cuenta que Natales me ha tratado bien, es una tierra prometedora y que encanta, aunque el clima es lo mas difícil de superar, puedo decir que estoy tranquila y feliz de este nuevo rumbo que he tomado.