Porvenir e Isla Magdalena, asi seria si nos invadieran los pingüinos

El cruce del Estrecho de Magallanes es algo históricamente significativo para los chilenos en especial, ya que  significo el descubrimiento de nuestro país por el sur, mas allá de eso nada relevante. Es frío, de oscuro azul muy profundo y con diversa fauna marina, como pinguinos y toninas 
Para cruzar a Tierra del Fuego por mar es necesario tomar un ferry desde punta arenas y navegar sobre el estrecho, las embarcaciones por lo general se dirigen hacia Porvenir, un pueblo bastante pintoresco, pesquero, donde la centolla abunda y tiene una de las plazas mas bellas de la región ubicado en la provincia de Tierra del Fuego, vegetación esteparia, pero muy acogedor, la verdad es que no hay mucho que hacer…

Era un día después de la W, como había terminado antes me quede con ganas de aventura, por lo que me levante, tome una ducha y dije “quizás nunca mas tenga la posibilidad de estar tan cerca de Tierra del Fuego y como no visitarlo, aunque sea Porvenir”, así que tome desayuno y partí al terminal de buses con dirección a Punta Arenas, llame rápidamente a una amiga que vivia en Punta Arenas y por suerte me podía recibir! llegue y me encontré con ella, estaba trabajando en una expo con un stand de cupcakes, la Expo Magallanes, que tenia unos 300 stands de artesanías típicas, comidas típicas y todo típico de Magallanes, me comi una empanada de centolla, creo que ha sido la empanada mas rica que me he comido en la vida, tenia un pino de cebolla ,perejil, queso y centolla mmmm el solo hecho de recordarla me saliva la boca !!.

Mi viajesito se organizaría así, al día siguiente dirigirme a porvenir, pasar una noche allá  el día 2 sin bajarme del barco ir a Isla Magdalena (o aldea pinguino) y el día 3 volver a Natales con una detención en el festival de la esquila.

La embarcación salio a las 14 hrs del día siguiente, el cruce del estrecho demoro unas 3 horas, hacia un viento terrible, con marejadas y yo sin ninguna idea de lo que haría en ese pequeño pueblo  no sabia siquiera que habían hostales (que era muy poco probable) o alguna residencial, estaba dispuesta incluso en pasar unas horas en un motel hahaha. Ya mareada por el vaivén de las olas comenzamos a atracar en un muelle, habíamos llegado, a lo lejos se veia un faro y por el otro lado a unos 3 kms se veía el poblado de Porvenir, todo parecía tranquilo, habían unas cuantas vans de pasajeros y un par de taxis. Repito, todo estaba muy tranquilo y silencioso, el clima estaba bueno, no hacia frío extremo, pleno verano sol radiante con una temperatura de 9 grados.

550260_4669962460750_1526210100_n

Al bajar de la embarcación nos hemos juntado 3 “turistas”, una española, un brasilero y yo, el resto de las 200 personas eran todos residentes, nos habíamos propuesto buscar una habitación triple o dormitorio compartido, preguntamos en cada hospedaje que encontramos hasta que nos fuimos separando, yo encontré un hostal que se llamaba Shinka, era buenísimo  grande, limpio, decoración moderna, habitación single y baño privado por 15.000CLP con desayuno y céntrico  super razonable”. Después de estar aliviada y acomodada sali a caminar, como oscurecía a las 12 de la noche app, tenia muchas horas aun para conocer, me encontré con el brasileño del barco, Marcelo y caminamos, visitamos la plaza Selknam, con estatuas tamaño natural talladas en madera, fue demasiado lindo.. luego recorrimos la costanera, tenia muchas aves marinas, bebimos una cerveza y acordamos de juntarnos temprano para ir al museo, el cementerio el faro y volver.

Al dia siguiente me levante temprano, me junte con Marcelo y fuimos al museo, que estaba cerrado… así que partimos directo al cementerio, era una construcción antigua con mausoleos que datan desde los 1800! con tumbas de los colonos de Tierra del Fuego, era lindo, y también bastante interesante. Luego el museo, que tenia hasta una momia de una mujer Selknam, era culturalmente buenísimo  a pesar de que era muy pequeño, como nos sobro tiempo decidimos hacer el recorrido arquitectónico histórico de Provenir, visitamos casas tipicas y otras de colonos de Porvenir, caminamos su buen rato y partimos para el Faro, el que señala el inicio del brazo ancho del estrecho y donde comienza la ruta de los naufragios, logramos divisar toninas, me moje los pies en la fría agua del Estrecho, un frío que calaba los huesos.
Hora de partir, un bello recorrido, donde me sentí muy del lugar, demasiado acogedor. El regreso seria: volver a Punta Arenas y sin bajarme del barco (que es el mismo que se dirige a la Isla Magdalena) esperar a la Eve que me había llamado en la noche que se integraría al tour . 3 horas de regreso, a eso de las 4.30pm llegamos al embarcadero, donde estaba la eve desde abajo haciendo señas, sabia que seria un viaje muy divertido, siempre lo pasamos bien en este tipo de cosas.

64240_4669962900761_617445229_n19206_4669915619579_1592549041_n

Esta vez íbamos unas 200 personas a la Isla, un frío, un viento, heladisimo, estaba soleado pero muy frío, nuevamente unas toninas son sorprendieron con sus hermosos saltos y juegos, les gusta llamar la atención y jugar, nos siguieron por un buen rato, y ya después de 2 horas y medias comenzamos a divisar la isla… todo era blanco y negro, algo que parecía pasto… no… ERAN PINGUINOS!!!! habían tantos pinguinos que parecía que en la isla no había tierra, nunca vi tantos en mi vida, deben haber sido miles, sin exagerar.

Nos bajamos y atónitas mirábamos tanta belleza cada pinguino tenia algo diferente, era una comunidad un país totalmente diferente, era Aldea Pinguino, de todos portes y edades los pinguinos magallanicos tenían crías, vivían en pequeñas cuevas, se alimentaban de algas y peces, nos miraban extrañados y con mucha simpatía  creo que estuvimos unas 2 horas en la isla, daban ganas de abrazar a cada uno de ellos y apretarlos y besarles sus caras, irradiaban ternura, su forma de caminar y su plumaje daba la impresión de que estaban todos tan elegantes en sus trajes de gala.

Y así comenzamos nuestro retorno con un gusto muy dulce, llegamos a Punta Arenas, ella se fue a su hostal y yo donde mi amiga, al día siguiente nos juntamos temprano y nos fuimos al festival de la esquila.